Alfredo Alcón, el actor de la utopía, un ensayo poético que reflexiona sobre el trabajo del gran actor argentino

Alfredo Alcón, el actor de la utopía es un ensayo poético escrito por Osvaldo Andreoli. Se trata de una investigación sobre el prominente actor argentino, publicada por la editorial Leviatán, y que ya se encuentra disponible en librerías. Osvaldo Andreoli es un crítico cultural, periodista, poeta y teatrista de extensa trayectoria, que siguió de cerca un protagonismo en la escena. Apasionante experiencia, en un texto que excede el concepto tradicional de biografía.
Alfredo Alcón nació en 1930 y falleció el 11 de abril de 2014 a sus 84 años, legando un mensaje artístico y ético, vigente en numerosos largometrajes, personajes teatrales e interpretaciones shakespereanas. Fue destacada su actuación en obras de Valle Inclán, Ibsen, Pirandello, Arthur Miller, Abelardo Castillo y Roberto Cossa.

Entre sus renombrados trabajos cinematográficos se mencionan Un guapo del 900 (1960); Piel de verano (1961); El santo de la espada (1970) y Boquitas pintadas (1974), dirigido por Leopoldo Torre Nilsson; Prisioneros de una noche (1962), Qué es el otoño (1977) y El agujero en la pared (1982), de David Kohn; Las ratas (1963), de Luis Saslavsky; El reñidero (1965) de René Mugica; Nazareno Cruz y el lobo (1975) de Leonardo Favio; y Pubis angelical (1982) de Raúl de la Torre.

La resonancia de sus trabajos teatrales contó con directores como Margarita Xirgu, Osvaldo Bonet, Inda Ledesma, Agustin Alezzo, Omar Grasso, Lluis Pasqual, Roberto Villanueva, Rubén Szuchmacher, Alejandro Tantanian, Daniel Veronese y Javier Daulte.

Encaró como director, entre otras obras, Final de partida de Samuel Beckett (1991 en Andamio 90, y 2013 en Teatro San Martín); ¡Shakespeare, todavía!, y En la soledad de los campos de algodón, de Bernard Marie Koltés.
Protagonizó el estreno mundial de El público de García Lorca en el Teatro Studio de Milán. Con Haciendo Lorca atravesó las fronteras de las lenguas para ir directo al corazón de los espectadores de Madrid, Barcelona, Aviñón, París, Venecia y Moscú.

Acerca de la particularidad de su libro, Osvaldo Andreoli afirma: «Incluyo en el texto mi experiencia personal, ese bagaje de memoria estremecida, reflexiones y testimonios. Enfoques y polémicas, cotejando miradas confrontadas. Eventos compartidos. Quizás ese conjunto delinea un perfil reconocible de Alfredo Alcón, donde no cabe la imparcialidad. Al resaltar los valores de la figura me atengo a los acontecimientos arriba y abajo del escenario. Y esto responde, a mi entender, a un grado de objetividad alcanzado. Esos consensos subjetivos que constituyen la objetividad artística comunicable.»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s