La aventura de filmar Los dioses de agua, por Pablo César

BACKSTAGE LOS DIOSES DE AGUA 02

Fue en 1998 durante el rodaje de mi película Afrodita (el jardín de los perfumes) en Malí cuando me hablaron por primera vez de la cosmogonía del pueblo Dogón. Me encontraba en Nakomo, en las inmediaciones de la falla de Bandiagara en pleno universo dogón rodando mi película. Sin hoteles ni comodidades del mundo “globalizado”, a una temperatura extrema de 52 grados de día y 42 de noche. Allí entendí la relación que existía entre el guión que estaba filmando y la cosmogonía de esos seres que transmiten de manera oral desde siglos, vaya saber uno si desde milenios. Los dogón preparan a una persona por aldea para tener los conocimientos a quien denomina “Hogón”.  Así fue como luego me envolví en toda la obra de Marcel Griaule y sus colaboradores:  Germaine Dieterlen, Déborah Lifchitz, Geneviève Calame-Griaule -la hija de Marcel-  con quien tuve el placer de poder conversar en agosto de 2012 un año antes de su fallecimiento.

Durante estos últimos 16 años estudié la obra de Griaule así como también los autores que escribieron sobre el misterio del pueblo dogón y sus conocimientos: Laird Scranton, Shannon Dorey y, por supuesto, Robert K.G.Temple. Incluso he estado en contacto con los dos primeros.

Pero también empecé a notar que muchas otras etnias del África llevaban partes del rompecabezas ancestral. Tal vez en algún momento todos conocían una misma historia del origen del hombre. No habrían sido dioses ni una evolución tan prolija.  Z.Sitchin dedicó toda su vida a encontrar el eslabón perdido de la cadena evolutiva del hombre estudiando las tablillas de los sumerios, encontrando una similitud con la historia narrada en “El Zorro Gris” y en “Dios de Agua” de Griaule: los dioses que visitaron a los hombres en la antigüedad no eran tales sino seres muy evolucionados que vinieron de otros lugares del universo para dejar la semilla de su naturaleza, juntando las hebras del ADN de ellos con la de los seres que habitaban la Tierra en esos tiempos, obteniendo así al humano. El salto evolutivo, el eslabón que estaría faltando, tal vez algún día pueda ser demostrado. Luego encontré la obra del mozambiqueño Paulus Gerdes, profesor de etnomatemática y especialista en descifrar los simbolismos de los pueblos del África descubriendo entre otras cosas que la etnia Tchokwe del norte de Angola realiza una tradición de dibujos sobre la arena, una suerte de patrones donde se establecen puntos y luego con un dedo se traza una línea sin poder detenerse o retroceder para concluir en una obra simétrica, espejada, casi podría decirse una verdadera obra musical, armoniosa, equilibrada. Pero esos patrones, llamados “sona” encierran un significado. Muchos son enunciados matemáticos o geométricos de la más antigua de las antigüedades. Probablemente de épocas muy anteriores al diluvio.

BACKSTAGE LOS DIOSES DE AGUA 10

En febrero de 2012 empecé a escribir una primera versión del guión de Los dioses de agua y en mayo de ese mismo año fui invitado por la entonces Presidenta del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales), Liliana Mazure,  a integrar la delegación oficial que acompañaría a la Presidenta Argentina Cristina Fernández de Kirchner a la República de Angola. Allí establecí el contacto con Pedro Ramalhoso, director del IACA (Instituto Angolano de Cinema e Audiovisual). Hablamos de realizar una película en coproducción. Luego el IACA me invitó para participar en el Festival Internacional de Cine de Luanda en noviembre de ese mismo año y presentar mi película anterior, Orillas.  Allí continuó el diálogo respecto de la posible coproducción.

En Buenos Aires se incorporó Liliana Nadal en la escritura del guión y empezamos a trabajar intensamente.

Un nuevo viaje en febrero de 2013 a Angola y también a Etiopía terminó de dar forma al proyecto. Presenté el borrador del contrato de coproducción en Angola y un presupuesto tentativo para que fuera evaluado por la Ministra de Cultura Sra. Rosa Cruz e Silva. La Ministra viajó en mayo de 2013 a Buenos Aires y a Luján donde conversamos y me transmitió su compromiso de hacer la película. Todo se iba materializando poco a poco. En Etiopía había firmado un contrato con Abraham Haile Biru, director de la productora Bllue Nile Toon.

Durante los meses que fueron corriendo hasta el inicio del rodaje el 20 de septiembre de 2013 en el Río Kwanza en Angola, estuve trabajando con Carlos Ferro sobre el tratamiento de la imagen. Su maravillosa propuesta de trabajar el fílmico 35mm con lentes anamórficos le dio un carácter grandioso a la película (aunque acarreamos unos 500 kg de equipo tan solo de cámara en los 14 vuelos que tomamos y miles de kilómetros recorridos, también inolvidables).

Desde un principio el nombre de Juan Palomino sonaba en todas partes, en mi interior, en boca de mi gente cercana: Pablo Ballester el productor ejecutivo, Fabio Zurita el director de casting. Yo buscaba a alguien de esas características: el hombre de rasgos amerindios descubridor de un misterio.

El Gobierno de la Provincia de Formosa se sumó a esta película y nos permitió darle el toque de los vínculos étnicos Qôm-Tchokwe a través del elenco y de la música. La incorporación de la actriz y cantante Charo Bogarín fue un acierto para la búsqueda de la unión de los lenguajes de las etnias Qôm (a través de los entramados de los telares) y los Tchokwe (la tradición “sona”). Esta participación terminó de concretar el sueño de realizar el encuentro cultural Sur-Sur, entre los países de los continentes del Sur.

BACKSTAGE LOS DIOSES DE AGUA 07

El rodaje fue un sueño dentro de un sueño. Algo que día a día se iba materializando a pesar de muchas vicisitudes y, sobre todo, el encuentro entre distintas culturas e historias. El pueblo angoleño ha pasado 28 años de una guerra civil, lo que es algo casi inimaginable y por otra parte es admirable ver cómo todos ellos han podido ponerle color a la vida, entusiasmo, alegría y esperanza luego de casi tres décadas de guerra fratricida. Estuvimos rodando en lugares majestuosos como el Río Kwanza, las cataratas de Kalandula en Malanje, en el Valle de las Piedras Negras en Pungo Andongo (Malanje) para culminar en Lunda Norte, en el límite con la RD del Congo. Allí nos esperaría un viaje de 4 horas en los 4 x 4 derrapando sobre la arena para llegar hasta una aldea perdida en el tiempo (y tal vez en el espacio) donde se encontraba el último soba, conocedor de la geometría fractal de los Tchokwe, la geometría “sona”.

Luego viajamos a Etiopía -con el apoyo de la Dirección General de Asuntos Culturales de la Cancillería Argentina- donde filmamos en los míticos e históricos lugares de Lalibela y Axum. En Lalibela los templos coptos construidos de roca volcánica son una belleza de la humanidad. Allí los antiguos arquitectos ahuecaron la tierra para construir, de arriba hacia abajo, templos de 4 pisos y un sistema de laberintos para poder llegar a su interior.

Filmar las escenas finales de la película fue sumergirnos en un tiempo sin tiempo.

Paulo Pécora viajó con nosotros y realizó un documental sobre la película que será presentado en los festivales de cine. Es un trabajo muy poético que trasciende el clásico Making Off.

El broche de oro final lo pusieron Gabriel Carbone y Fernando Sande con su banda Hyperborei componiendo e interpretando la música original de la película. Trabajo fino que fueron haciendo de acuerdo al montaje hecho por Lilliana Nadal.

BACKSTAGE LOS DIOSES DE AGUA 06

El universo nos guarda aún muchos secretos y eso es fascinante. Todo está por descubrirse. Llama la atención que vestigios del pasado en este planeta puedan ser hoy la clave para entender el futuro. Si fuimos visitados por seres de otros mundos, o creados por ellos, o si somos el resto de una avanzada civilización que existió aquí en otros tiempos, nos sorprende pero en verdad nuestra mente debe entender que todo es absolutamente posible. Este planeta tiene 4.500 millones de años y pueden haber existido decenas de civilizaciones. En un millón de años no habrá resto alguno de las ciudades que vemos hoy. ¿Entonces?

Para concluir acompaño un fragmento de un poema de mi abuelo José María “Firulete” César que con cariño me acercó mi prima Alejandra Díaz Bialet:

“La esfinge que es casi informe.
es un juguete de siglos
para dominar los hombres
los dioses se hacen vestigios”
José María César (“Filosofiadas” de la obra “La Haya – Opus III” Córdoba 1915)

BACKSTAGE LOS DIOSES DE AGUA 04

Acerca de Pablo César
Pablo César es argentino, nacido en Buenos Aires. Comenzó a hacer cine a la edad de 13 años cuando su hermano mayor José María, quien era realizador de cortometrajes, le regaló una cámara de Super 8mm y le enseñó las primeras técnicas para filmar. Entre 1975 y 1984 Pablo realizó veinte cortometrajes y dos largomerajes en Super 8mm, llamados De las caras del espejo (1982) y Memorias de un loco (1984).
A partir de 1987 Pablo César incursionó en el cine profesional siendo su ópera prima La sagrada familia (1988) rodada en Argentina en 35mm  formato que siguió y sigue usando en todas sus películas.
Le siguió Equinoccio (el jardín de las rosas) (1991) que fue la primera coproducción con Túnez, Fuego Gris (1993) película totalmente musicalizada por Luis Alberto Spinetta con 17 canciones. Algunas escenas fueron rodadas en Cabo Verde. Unicornio (el jardín de las frutas) (1996) primera coproducción con India. Afrodita (el jardín de los perfumes) (1998) primer coproducción con Malí. Sangre (2003), Hunabkú (2007), Orillas (2010) primera coproducción con Benín y Los Dioses de Agua (2014) primera coproducción con Angola y Etiopía.
Es profesor en la Universidad del Cine de Buenos Aires desde 1992 especializado en las cátedras de Dirección, Producción y Seminario El Cine de Autor.

Obtuvo premios internacionales y también participó como jurado en los festivales de Amiens (Francia), Montreal (Canadá, Festival de Cine Joven), Kelibia (Túnez), Huy (Bélgica), Hyderabad (India), Ouagadougou (Burkina Faso) y Villa Carlos Paz y Buenos Aires (Argentina).
Pablo César además ha brindado conferencias y coordinado workshops sobre la temática: El Cine y la Cooperación Sur-Sur en los siguientes lugares:
– FESPACO Festival Panafricano del Cine de Ouagadougo, febrero 2015 (Burkina Faso).
– Festival Internacional de Cine y de la Memorai Común de Nador, mayo 2015 (Marruecos)
–  Próximamente: NAF Festival Nacional de las Artes de Grahamstown, julio 2015 (Sudáfrica)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s